Tag Archives: Lomas Taurinas

¿Por qué me hace esto el presidente Salinas? Colosio tres días antes de morir.

 24/03/2014 05:40 Wilbert Torre/ Especial

 Tres días antes de morir se derrumbó en un sillón y le dijo a su amigo: “¿Por qué me hace esto el presidente Salinas?

Clic  La historia para ir al link en Excélsior. Clic en Like si te gusta. ¡Gracias!
***
CIUDAD DE MÉXICO, 24 de marzo.- Tres días antes de morir, un domingo por la noche, Luis Donaldo Colosio llamó por teléfono a uno de sus mejores amigos. Había asistido a una reunión con obispos y viajaba en una camioneta acompañado por el mayor Germán González Castillo, jefe de ayudantes, y José Luis Soberanes, su compadre.

 Cuando llegaron a una casa en las Lomas, un sitio familiar para su escolta, salió del vehículo y detrás de él, Soberanes.

—Aquí me quedo—, dijo Colosio extendiéndole la mano, con esa parquedad suya tan norteña. Soberanes se despidió, abordó otro vehículo y se fue.

El candidato entró a la casa donde lo esperaba su amigo, un hombre diez años mayor que él. La suya era una amistad de apenas cuatro años, pero llena de intensidad: se había mantenido muy cerca de él, ocupando altos cargos en el Comité Ejecutivo Nacional del PRI y en la Secretaría de Desarrollo Social.

No formaba parte del equipo de campaña. Era su consejero e influía en decisiones importantes, incluido el siempre complicado reparto de cargos alrededor del candidato. Unas semanas antes habían desayunado. El hombre se percató de que Colosio llevaba un reloj Casio en la muñeca.

—Ya estuvo de salinismos, Donaldo, quítate ese reloj.

 

—¿Y qué quieres que me ponga?

—Ponte éste –se llevó la mano a la muñeca, liberó la correa y le extendió un Patek Philippe–.

El hombre recuerda que el domingo previo al atentado, Colosio entró a su casa y no se sentó: se desplomó en un sillón. Respiró con fuerza y dijo:

—¿Por qué me hace esto el presidente Salinas?

Colosio no dijo nada más y él no se atrevió a preguntarle a qué se refería.

Conversaron un rato y se despidieron.

Fue la última vez que lo vio. Continue reading

Advertisements

Y 20 años después la pobreza sigue ahí.

Y 20 años después la pobreza sigue ahí, reportaje, Excélsior,  23 de marzo.

Por Wilbert Torre/Especial.

Cinco académicos —uno de ellos con pasado en la política— analizan el año 1994. Para María Amparo Casar, el levantamiento en Chiapas simboliza el México bronco persistente en estos días. “En el error de diciembre falló la política, no la economía”, dice Luis de la Calle. Agustín Basave ve en los asesinatos de Colosio y de Ruiz Massieu el inicio de la degeneración del sistema político y de la violencia desbordada ahora. “La política mexicana cambió en 20 años para que el país siga siendo el sitio ideal para gente desigual”, dice Froylán Encizo. “La victoria de Fox se cocinó en el desastroso 94”, advierte Carlos Elizondo.

El mayor impacto del 94 fue que se cayó el mito de Salinas de que las reformas encabezadas por el TLC permitirían el gran salto a la modernidad. Las reformas salinistas tuvieron dos premisas: fuerza institucional y control político para una gran coalición, una élite técnico-política que permitiría certidumbre a los inversionistas, control sobre los actores políticos y capacidad de implementar las reformas económicas”, sostiene Elizondo, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Continue reading

¿Quién era Colosio?

Nadieconoce a nadie, 24 de marzo, Máspormás:

WILBERT TORRE

¿Quién era Colosio?

Lunes de agosto, 1991. Instituto Electoral del DF.

–Puta madre, nos chingaron. Nos aplastaron.

–Me lleva la chingada. Aplastamos. Ya nos chingamos.

Eran las elecciones intermedias del régimen salinista. En el DF se encontraban dos mundos opuestos.

La oposición perredista perdía todo lo ganado 3 años antes.

El PRI ganaba todo lo perdido en el DF, en el 88.

Azorados, los priístas recibían las actas: ganaban todos los distritos y al hacerlo se metían un autogol más grande que aquel de Miguel Marín ante el América.

–Puta madre, ya nos chingamos. Aplastamos –dijo uno de los representantes del PRI–. Ganamos todas. Se chingó Ebrard.

Marcelo Ebrard ocupaba el número 1 en la lista de candidatos no electos por voto. Timorato, con la memoria del 88, el PRI había evitado que Ebrard, futuro líder en la Asamblea, corriera el riesgo de perder la votación.

En el 91 a los priístas se les pasó la mano. Aún por venir las reformas que despojaron al gobierno del control sobre las elecciones, el PRI arrasó y Ebrard no alcanzó un espacio en la lista de plurinominales. Se quedó fuera.

El PRI año 91, el partido de la reaceitada aplanadora electoral, era dirigido por Luis Donaldo Colosio.

***

Continue reading

Memoria líquida

Nadieconoceanadie, 17 de marzo, Máspormás.

WILBERT TORRE

–¿Sabes quien fue Colosio? –pregunto a mi sobrina, parte de la generación Obama y Spotify.

–¿Es un nombre? Suena rarísimo.

La memoria es un animal huraño y misterioso, un signo de interrogación, un rompecabezas imposible. Te sucede algo importante y un mes después dudarás de tus recuerdos y quizá tendrás dos versiones de ti mismo. Tal vez borrarás para siempre un recuerdo doloroso. La memoria colectiva es un mecanismo más complejo: es un milagro que los habitantes de un país conserven una imagen sólida de un acontecimiento que debió marcar sus vidas. La memoria colectiva tampoco es incluyente: si una persona nació durante o después de un hecho importante, es probable que jamás lo reconozca. También es probable que la sociedad tienda al olvido como un mecanismo de autodefensa.

El año 1994, hace 20 años, fue un año rarísimo.

Un año irrepetible en la historia moderna de México.

Un año que derribó mitos y paradigmas.

Un año que determinó el curso del país los siguientes años.

En el 94 pasó todo lo que puede sucederle a un país en 100 años.

Continue reading