Biografía

P1010990

Historias de  trenes

y tarahumaras

Por las noches me sentaba  con papá a oír sus relatos sobre pueblos devorados por volcanes,  tarahumaras que tenían alas en lugar de pies y la historia de Fermín Esquerro, el misterioso asesino sin manos. Esperaba con ansiedad los fines de semana, cuando enfundado en su overol gris de obrero, el abuelo Malaco me contaba la historia fantástica del Héroe de Nacozari, el maquinista que salvó de morir a todo un pueblo. Hoy vivo en Washington DC con Maki y mis hijos japo-mexicano-gringos. A Nicolás siempre estoy contándole historias de trenes y super héroes.

   Viví en Nueva York algunos años y no he podido (ni he querido) olvidarme de la Gran Manzana. Durante un buen tiempo fui cronista, editor de política y corresponsal en los Estados Unidos de varios diarios mexicanos (El Universal, La Crónica y Reforma), hasta que el último decidió despedirme. Entonces tuve la fortuna de encontrarme con Julio Villanueva Chang y los editores de Etiqueta Negra -probablemente la revista de crónicas más célebre del continente- que durante años no me pagaron un dólar, pero a cambio me mostraron el extraordinario mundo de las historias de largo aliento y trabajaron con paciencia para vacunarme contra los clichés y aliviar la ceguera y los hábitos del reportero notarial que habitaba en mí.  He sido corresponsal de Etiqueta Negra en Nueva York y Washington DC y mis textos han aparecido en Letras Libres, El Mercurio de Chile, Gatopardo y Travesías. En 2008 fui  electo uno de los nuevos cronistas de Indias por la Fundación de Nuevo Periodismo Iberoamericano que dirige Gabriel García Márquez.   He asistido a talleres de narrativa con García Márquez, Gay Talese, Tomás Eloy Martínez y Christopher Lehmann-Haupt. Mi primer libro, Obama Latino, ha sido publicado por la editorial Jus y soy coautor del libro Crónicas de Otro Planeta (Random House, 2008). De niño deseé ser músico, cocinero y maratonista. Ahora corro todos los días -buena parte del día tras de Nicolás y Namika, a quienes cuido (en verdad lo intento) de tiempo completo-, y disfruto las tardes que puedo pasar metido en la cocina de mi casa.

Contacto/Contact:

Visita mi blog: https://wilberttorre.wordpress.com/

 Escríbeme un e-mail a las direcciones:

wtorrenyc@yahoo.com

wilbertiux@hotmail.com

Conéctame por medio de Facebook: Wilbert Torre Ramírez.

 Obama Latino 

 

portada final obama

Editorial Jus publicó mi primer libro, Obama Latino. A lo largo de 15 meses, en el curso de la histórica elección de 2008, seguí los pasos de Cuauhtémoc Figueroa, un mexicoamericano que forma parte de una familia de activistas y luchadores sociales de Blythe, California, que en los años sesenta lucharon al lado del legendario César Chávez y miles de campesinos de origen mexicano que boicotearon a la poderosa industria de la uva, marchando bajo el “sí se puede”, que repetían como un mantra hace cuarenta años.

En Figueroa encontré una historia fascinante que primero se transformó en una nota breve para El Universal, el diario mexicano para el cual trabajaba como corresponsal, y más tarde en una narración más extensa para la revista Gatopardo, llamada El Cuauhtémoc de Obama.  Figueroa, que a los seis años cumplió la misión de suministrar agua a un grupo de campesinos en huelga de hambre, recibió la encomienda de cumplir el deseo de Obama de que su campaña fuera movilizada por un auténtico movimiento ciudadano. Se hizo cargo de organizar el gigantesco cuerpo de simpatizantes en busca lograr que los miles que repletaban sus mítines y confluían en internet, salieran a las calles a decirle al país por qué un senador negro y desconocido deseaba ser presidente de los Estados Unidos.  Recordando su infancia y las batallas libradas por sus abuelos y sus padres junto a César Chávez, Figueroa decidió emplear las mismas tácticas de lucha del movimiento de Chávez para articular al ejército de millones de voluntarios de Obama. Para lograrlo hizo todo lo posible. Llegó incluso a localizar y convencer a Marshall Ganz, un viejo compañero de César Chávez –el cerebro detrás de la lucha campesina contra la industria de la uva– de fundar los campos de entrenamiento Obama, en donde ambos entrenaron a miles de activistas que más tarde viajarían a todo el país para entrenar a millones de simpatizantes que tocaron millones de puertas e hicieron millones de llamadas telefónicas para convencer a los americanos de sumarse a una candidatura improbable. Más tarde Figueroa fue nombrado jefe del voto latino, y en esa misión entrenó y movilizó a miles de hispanos para lograr la proeza de despojar a los republicanos de bastiones como la Florida y persuadir a la comunidad latina de votar por un candidato negro.

 

Advertisements

4 thoughts on “Biografía

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s