Murió Alonso Lujambio: Preguntas políticamente incorrectas.

Murió Alonso Lujambio. Toda muerte es una pena. Creo, sin haberlo conocido, que luchó hasta el último instante. Dicho eso, un poco –o quizá mucho– de incorrección política: ¿su viuda y sus hijos recibirán de por vida una pensión de doce o quince mil dólares del Congreso, donde sirvió como senador unos días? El tema no tiene que ver del todo con Lujambio, un hombre inteligente y muy preparado –egresado del ITAM y con una maestría en la universidad de Yale– sino con los excesos de unos diputados y senadores que han hecho de la carrera legislativa un modo de vivir que no tiene nada qué ver con el modo de vida de la mayoría de los mexicanos, incluida la gruesa capa que conformamos eso que eufemísticamente en estos días se llama clase media. Se trata de los hombres y mujeres que hacen las leyes en este país y muchos de ellos, quizá decenas, apenas terminaron la secundaria o la preparatoria. ¿No ha llegado la hora de que se legisle alrededor de los excesos y las circunstancias laxas en las que es elegido y en las que sirve un legislador? Un alto oficial del Ejército y de la Marina está obligado a tener estudios de posgrado para ascender. Lo mismo pasa en el servicio exterior mexicano. ¿Por qué entonces consentimos a un poder legislativo mediocre y cuyos miembros –no todos, hay que decirlo– ven esto más como un negocio y el conducto a una forma de vida, más que como un deber?

***

ste, el de las pensiones, es otro de los grandes reportajes que no se han escrito. En las últimas décadas han muerto varios ex presidentes que recibieron su salario de presidente el resto de su vida –no sé si ocurrió el mismo con el general Cárdenas, es posible que no haya sido igual– y nadie sabe, no hay modo de saber, si sus viudas y familias continúan recibiendo esas pensiones y a cuánto ascienden. ¿La viuda de Colosio y después sus hijos recibieron una pensión del Estado luego de la muerte del candidato asesinado? ¿Qué sucedió en el caso de los muertos de este sexenio? –Muriño, Blake y los funcionarios que los acompañaban. ¿Por qué un muerto que servía al Estado tiene un trato diferente al resto de los muertos de estos años?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s