Pasarela en Washington: Josefina Vázquez Mota.

Versión larga de las Crónicas publicadas ayer y hoy en CNN México y Excelsior. Ligas de ambas crónicas al final de este texto.

Josefina-Vazquez-Mota-México-narco-Felipe Calderon-Cordero

La única mujer aspirante a la presidencia, en su visita a Washington

Josefina Vázquez Mota es toda seducción. No es sólo su apariencia –vestido champaña arriba de la rodilla, cabello alisado a perfección, collar de perlas blancas y plata – sino su tono de voz, su lenguaje corporal, lo que dice y cómo lo dice.

“Esta no es una campaña de género: ¡soy mujer!”, exclama con una mano en el pecho. ¿En qué soy diferente a Creel y a Cordero? ¡Estoy cerca de la gente! Es necesaria una agenda del país y no de los partidos. Una agenda para México más allá de las siglas”, dice, las piernas entrelazadas, la mirada luminosa, la sonrisa insuperable, en el centro de una nube de académicos americanos, economistas, estudiantes y mexicanos nostálgicos que vinieron a conocerla.

El público aplaude. Algunos se alzan sobre las puntas para ver a la candidata. Hay mujeres y hombres que intercambian miradas y asienten con la cabeza.

De visita en Washington en campaña por la candidatura de su partido, Vázquez Mota parece tener claro cuál es su papel y hacia dónde debe apuntar en esta recta peligrosa: convencer más que imponer; persuadir, más que movilizar. Apelar a la gente. Su misión, por ahora, es hacer creer a los panistas que ella y sólo ella será capaz de competir e impedir el regreso del PRI.

En un auditorio pequeño y atestado, a unas calles de la Casa Blanca, Vázquez Mota declara una convicción que, a su modo de ver, puede convertir una debilidad en fortaleza.

“En 2012 los mexicanos votarán por la persona y no por el partido”, exclama y sonríe, como si sintiera alivio. “Los mexicanos votarán por el liderazgo que les inspire certeza y confianza. Elegirán a alguien en quien no vean complicidades con nadie y en nada”.

Hay momentos en los que Vázquez Mota se desplaza con la audacia de Wonder Woman, la Mujer Maravilla.

Sobre los narcos, dice: “ni pactos, ni negociación, ni amnistía. Quien cruce la raya, que se atenga a las consecuencias”.

De su partido y la elección de candidato:

“A Creel y a Cordero los respeto. Pero que los panistas decidan. En esta elección, el PAN se juega su historia democrática”, advierte elevando la voz, sin hacerla estridente. “Estoy cerca de los panistas. Los invito a retomar nuestras convicciones”.

En otros instantes parece moverse con la prudencia de un desactivador de bombas:

“Creo en la palabra del presidente. Me siento tranquila con el método de elección interna. Calderón respetará la elección”.

A lo largo de dos horas, Vázquez Mota pronunció en Washington un discurso equilibrado y exhaustivo. Dijo que México es un país con rasgos de autoritarismo, pero que transita en la democracia. Sobre la relación México-Estados Unidos opinó que debe reconstruirse “desde el arte de la paz y no del arte de la guerra”

Un discurso mesurado y cuidadoso en extremo, en otros temas.

Evitó, por ejemplo, romper con el presidente Calderón.

“Reconozco que hemos dejado de hacer, pero hay razones de fondo”, dijo, cuando un periodista le preguntó si podría reconocer algunos errores del régimen calderonista. El PRI, dijo, se ha opuesto a impulsar desde el Congreso la modernidad del país.

Al final de la conversación, una mexicana le preguntó: ¿Por qué quiere ser presidenta?

Vázquez Mota entrelazó las manos.

“Soy hija de un comerciante. Conozco el mostrador: desde niña iba a la tienda. Entré a la política cuando llegaron las crisis económicas y pensábamos que no podíamos defender la libertad desde la sociedad civil. Hace unos días alguien me preguntó porqué había entrado a la política si me iba bien vendiendo libros. Yo era muy feliz, yo vivía muy bien, como dice una canción. En la política he conocido lo mejor y lo peor del ser humano. Pero no conozco otra posición desde donde sea posible colaborar tanto, para bien o para mal”.

Al final fue despedida por un aplauso fuerte. Vázquez Mota se puso en pie, conversó con los periodistas, se tomó fotografías con el público y salió con prisa del salón.

“Adiós muchachones –se despidió de un grupo de americanos que la observaban con atención en la puerta– y salió trotando.

Liga CNN México

Liga Excélsior, pág.  4

Advertisements

One thought on “Pasarela en Washington: Josefina Vázquez Mota.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s