El restaurante favorito de Obama

McArthurs

Este es un texto publicado por el diario mexicano El Universal, parte de un recorrido de varios días tras los pasos de Barack Obama por algunos sitios llenos de simbolismo y reveladores de la personalidad del primer nominado negro.

Wilbert Torre Enviado

El Universal

Domingo 02 de noviembre de 2008

El restaurante que frecuentaba Barack es ahora el más visitado de Chicago. Está cerca del jardín donde el demócrata espera celebrar su triunfo

 

CHICAGO.— El MacArthurs está repleto de familias y jóvenes en chaquetas de cuero que llegan acompañados por abuelos de sombrero y bastón. Es el restaurante favorito de Barack Obama y por ahí están las mesas donde se sentaba a comer unas patas de pavo tamaño picapiedra. Se formaba para ordenar y al final platicaba largo rato con los vecinos antes de abrir la puerta para volver a las calles polvosas e inquietantes de los barrios pobres de Chicago.

“Venía una vez a la semana, era amable y siempre preguntaba cómo estaban las cosas por aquí”, recuerda Sharon McKennie, una de las responsables del restaurante ubicado en el 5412 de la avenida Madison. El ambiente es cálido, la gente platica en voz baja y la atmósfera está impregnada de un delicioso aroma a comida soul.

“¿Sus costillas con arroz y camote? ¿Para comer aquí o para llevar? ¡El próximo en la fila!”, pregunta y ordena una mujer en un tono que hace desconfiar de su rostro hermoso. La mayoría de los comensales son negros y por ahí sobresalen una pareja de chinos y tres italianos rubios. “Ahora somos famosos”, sonríe Sharon McKennie. Todo comenzó a ser un poco diferente desde que Obama citó al restaurante en su libro La audacia de la esperanza.

“Antes casi no venían blancos por aquí y ahora llegan judíos, indios y chinos”, dice la empleada. Todos parecen seguir un ritual sin variaciones: llegan en silencio, ordenan sin saber qué desean ordenar, comen de prisa y al final siempre preguntan cada cuánto venía el entonces senador estatal, en qué mesa se sentaba y cuál era su plato predilecto. Son cazadores curiosos tras los pasos de Obama.

Basta volver los ojos a los vidrios grises de polvo del restaurante para imaginarse qué era lo que traía a Obama de manera tan frecuente a este barrio y a otros sitios depauperados de Chicago.

El recorrido hasta el MacArthurs comienza en el centro y al principio, durante unos 20 minutos, uno puede ver calles tapizadas por restaurantes elegantes, las marquesinas luminosas de los teatros y las vitrinas relucientes de algunas tiendas de diseño. Después el panorama comienza a cambiar. Hay muchos negros jóvenes y viejos en las esquinas. Los negocios y las casitas de la zona lucen desvencijados, sucios y pobres, como si fueran parte de un pueblo olvidado. Para llegar es necesario atravesar la ciudad desde las calles del centro, cerca del Grant Park, un jardín del tamaño de tres campos de futbol donde Obama espera celebrar su triunfo en las elecciones del próximo martes.

El Grant es el parque central de Chicago y en uno de sus jardines inmensos Obama aparecerá por la noche ante una multitud que algunos han calculado en un millón de personas. Es un espacio al aire libre donde suelen realizarse conciertos gratuitos durante el verano. Ayer era un campo desierto habitado por un grupo de gansos gordos, siete trabajadores que arreglaban las lámparas del escenario y un hombre con una camiseta de Superman que corría encima de los céspedes color menta.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s